Diego Guillén, talento de la nueva generación del fútbol merideño

Mérida a lo largo de su historia se ha caracterizado por ser una ciudad de personas con grandes valores, individuos con muchísimo talento en cada uno de los ámbitos que se desenvuelven. “La ciudad de los Caballeros y de las Nieves Eternas”, son algunas de las denominaciones para esta entidad, pero una de las más importantes a través del tiempo es la de “Cuna del Fútbol Nacional”, justificada en la gran cantidad de jugadores con muchísimo talento que han nacido entre estas montañas y que han dejado su huella imborrable en la historia futbolística de nuestro país.

Han pasado a través del tiempo diferentes generaciones de grandes futbolistas. Hoy en día una nueva camada de noveles jugadores merideños se abre paso y empieza a mostrar su talento, muchos de ellos con Estudiantes de Mérida FC. Uno de éstos es Diego Guillén, joven de 19 años que se desempeña como mediocampista y que vive sus primeros pasos en el balompié de máxima categoría vistiendo la camiseta del Rojiblanco, cumpliendo uno de esos sueños que se planteó desde sus inicios.

“Comencé desde muy pequeño, a los 3 años de edad en el ULA FC, donde tuve ese primer tacto con el balón, luego pase a formar parte de la Academia Emeritense donde mi crecimiento como jugador fue enorme y empecé a tener el sueño de hacer de este deporte mi profesión”.

Luego de un paso en la segunda división con el equipo ULA FC, Guillén llega a la institución en diciembre de 2018 y a partir de ese momento experimentó un crecimiento importante que le permitió debutar en la primera división en abril de 2019 con tan solo 18 años. “Venía desde hace un tiempo observando que existía un cambio en las categorías formativas de Estudiantes, luego existió un interés por parte del club y recibí el llamado para formar parte de ese proceso, llamado que acepté ya que es imposible decirle que no a un equipo como Estudiantes de Mérida”.

Para muchos niños y jóvenes llegar a una institución como Estudiantes de Mérida representa uno de los sueños de su vida, Diego no es la excepción a esto ya que seguía al club desde pequeño compartiendo esta pasión con parte de su familia. “En lo personal representó mucho para mi llegar a Estudiantes, desde pequeño siempre estuve mirando al club. Mi papa y mi abuelo siempre siguieron y vivieron esos años gloriosos del equipo así que llegar a formar parte del plantel ha sido un orgullo muy grande para mi familia”.

Un aspecto fundamental en el crecimiento de Guillén y de cada uno de los jugadores jóvenes del equipo es poder compartir con jugadores de gran experiencia y calidad de los cuales día a día tienen la oportunidad de aprender. “Es imposible no aprender en cada entrenamiento y en cada partido cuando tienes como compañeros a jugadores de talla de selección nacional. Tengo un gran aprecio con Jesús “Chiki” Meza, siempre me aconseja y me inspira a ser mejor, al igual que con Cristhian Rivas que me instruye a llevar el orden en el campo de juego”.

En el corto tiempo con la institución, Guillén ha tenido la oportunidad de vivir grandes momentos con el equipo, incluyendo la obtención del título de campeón del torneo Apertura 2019, pero una experiencia que lo ha marcado en lo personal fue ser parte de la convocatoria en el compromiso frente a Argentinos Juniors que se disputo en Buenos Aires por Copa Sudamericana el año pasado. “Fue una experiencia muy linda, tener ese primer viaje a un torneo internacional me ha ayudado a ver el fútbol de una forma mas grande”.

El buen trabajo y el esfuerzo siempre tienen su recompensa, para Diego esta recompensa llegó en color vinotinto, ya que su rápida evolución y su buen estado de forma con el equipo académico le valieron para recibir su primer llamado a la selección nacional sub 20 y estar presente en distintos módulos de trabajo.

“Representar a la selección nacional siempre ha sido mi sueño desde pequeño y recibir ese primer llamado fue un momento de mucha alegría y me ha permitido crecer en lo personal y futbolístico. La experiencia de vestir la vinotinto y sentirte uno de los mejores del país es una sensación que no se puede describir”.

Se vive una situación atípica a nivel mundial donde el fútbol se encuentra en pausa, por ende, los jugadores de la institución realizan distintos trabajos desde casa, Guillén además de realizar esto aprovecha este tiempo para realizar otras actividades. “La cuarentena me ha ayudado a darle mucho sentido a las cosas. Realizo mis entrenamientos diarios, veo conferencias, leo libros y paso tiempo con mi familia algo que normalmente esta profesión nos impide”.

Para el joven jugador merideño lo más importante en estos momentos es mantener la calma y seguir cumpliendo con cada una de las recomendaciones para superar rápidamente esta situación. “Mantengamos la calma, para todos es estresante esta situación pero muy pronto estaremos haciendo lo que tanto nos apasiona así que sigamos acatando las normas como es debido” concluyó.

(LEONARDO MENDOZA RONDÓN/ PRENSA ESTUDIANTES DE MÉRIDA)