Memoria Rojiblanca: A un año de una contundente goleada

El 18 de abril del 2019 el hincha rojiblanco salió sumamente contento del estadio Metropolitano al ver que su equipo del alma ganó, gustó y goleó.

En el fútbol las victorias son los momentos de mayor regocijo para toda una plantilla que, durante toda una semana –incluso hasta más o menos días-, trabaja y estudia arduamente a su rival para así arrebatarle los 3 puntos de la jornada. Por ello ese momento, sobre todo, cuando llega acompañado de un buen funcionamiento y una cantidad importante de goles, no tiene comparación alguna.

En el Torneo Apertura de la temporada 2019 del fútbol profesional de Venezuela, Estudiantes de Mérida F.C logró vivir en total plenitud el placer de hacerse con dos victorias consecutivas, en menos de 3 días, mostrando un funcionamiento impecable, así como también una gran contundencia en el ataque. Hoy describiremos la primera de ellas.

El 18 de abril, pero de hace un año, muchos en la ciudad de Mérida se alistaban en sus hogares y sacaban su camiseta a rayas rojas y blancas para, a eso de las 4:00pm, ir al estadio olímpico Metropolitano de Mérida a ver al equipo de sus amores ante el Zulia FC en la reprogramada jornada 8.

“Enfrentaremos a un equipo con pocos días de descanso, por ello no creo que la propuesta de ellos sea salir a jugar de igual a igual”, fue el análisis que entregó en la previa del partido el timonel del rojiblanco Martin Brignani, quien había logrado que su equipo se mostrara imparable como local en los duelos que antecedieron a este.

Tal como lo predijo el estratega rojiblanco, el partido se desarrolló con un Zulia que se plantó frente su arco con mucha cautela y Estudiantes de Mérida que se adueñó de la posesión del balón hilvanando una gran cantidad de jugadas de peligro.

En los primeros minutos de la primera parte el elenco estudiantil fue muy incisivo en el frente de ataque, lo que le permitió irse al descanso con una ventaja de 2 goles por 0 gracias a los tantos marcados por el nobel atacante merideño Wilson Barrios, quien tuvo la oportunidad de debutar como titular esa tarde mostrando sus habilidades dentro del área ante toda la hinchada académica.

Para el complemento, a pesar del marcador favorable, la oncena en cancha que mostró Estudiantes no quitó el pie del acelerador y siguió plasmando un sensacional funcionamiento que a la postre le ayudó para hacerse con dos goles más, marcados por Christian Flores y Andris Herrera, para así conseguir ese gran regocijo de ganar, gustar y golear.

Con ese triunfo Estudiantes pasó a dominar el historial ante el Zulia FC por torneos de Primera División –logro que en la actualidad mantiene-, obtuvo su mejor resultado ante el cuadro petrolero en toda su historia y mantuvo una hegemonía de 4 victorias y 1 empate en los últimos 5 partidos que, para ese momento, había disputado ante el equipo marabino.

En Mérida la exigencia de mostrar una idea de juego acompañada de un buen trato a la pelota siempre está presente y ese día ante el Zulia Estudiantes cumplió a cabalidad con esta exigencia, logró que repetiría 3 días después, pero esa es una historia que contaremos próximamente.

(Prensa Estudiantes de Mérida / Carlos Rondón Monsalve)