Martin Brignani: “No hubo tiempo de pensar para cumplir un sueño”

Venir a Venezuela ha sido una de sus grandes experiencias.

“Como olvidarlo, ahí estaba yo, buscando en el libro de geografía donde quedaba ubicada la ciudad de Mérida, solo faltaban 24 horas para mi viaje a Venezuela, en 3 días decidí empacar mis sueños de seguir jugando al fútbol, pero esta vez sería a 4992 KM de distancia de mi ciudad”. Con estas palabras el hoy director técnico de Estudiantes de Mérida, Martín Eugenio Brignani, comenzaba a describir lo que fue el inicio de una etapa inolvidable en su vida profesional y personal.

Nacido en 1972, en la ciudad de Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires, Argentina, lugar donde comenzó a dar sus primeros pasos en el fútbol. “Recuerdo cuando apenas comencé, tenía 3 o 4 años, acompañaba a mi hermano mayor a la escuela de fútbol y yo simplemente aprovechaba mis primeros momentos con el balón”.

Con 25 años llega a Venezuela a tratar de cumplir sueños y metas algo que alcanzó al poco tiempo de vestir la camiseta rojo y blanco, hecho que marcaría el camino de una etapa imborrable en la vida de Brignani. “Grandes experiencias me han dado la vida, mi llegada a Venezuela fue una de ellas, llena de historias por contar, a tan solo 6 meses de mi arribo al club quedamos campeones, que emoción, nos habíamos ganado el cupo para jugar Copa Libertadores de América”.

Su paso por el académico estuvo lleno de anécdotas y experiencias profesionales y personales, pero a la hora de elegir una, Brignani relata la que lo marcó de por vida: “Hay algo que jamás olvidaré, una anécdota que marcó mi carrera y mi vida. Despierto un 10 de mayo de 1998, día importante, enfrentábamos a Trujillanos FC, si ganábamos quedábamos punteros del campeonato, pero no solo era importante por eso, también era el día de mi cumpleaños. Minutos antes de que comenzara el partido, estaba de pie en el campo junto a mis compañeros, en un Estadio Guillermo Soto Rosa que se desbordaba de gente, se escuchó algo al unísono, todas las personas me cantaban ¡Feliz Cumpleaños! Los mejores sentimientos recorrían mi cuerpo, todo fue gracias a los periodistas de ese momento, se habían encargado toda la semana de avisar por la radio que minutos antes de que iniciara el partido, comenzarían a cantar, sin pensarlo me dieron el mejor regalo de cumpleaños, uno que jamás olvidaré”.

Una vez culminada una carrera como jugador profesional exitoso, llega la hora de seguir viviendo esa pasión, pero de una forma totalmente distinta, ahora en el rol de entrenador y director técnico, algo que requiere preparación, conocimiento, aprendizaje y etapas que cumplir. “El paso de jugador a técnico tiene que ser gradual, al igual que como jugador, todo comienza en las divisiones inferiores para después llegar a la etapa profesional. Uno se va preparando y esperando las oportunidades, hoy como técnico voy aprendiendo en el día a día, observando y escuchando mucho. Considero que he mejorado muchísimo desde mi llegada a Estudiantes hace casi 2 años”.

Martín Brignani logró como director técnico que en corto tiempo los colores rojo y blanco regresaran a la Copa Libertadores de América. “Siempre he vivido al máximo la vida, ahora disfruto ser director técnico de este equipo que tanto me ha brindado, gozando no solo de la dicha de ser el “profesor”, sino también de ser nuevamente campeones, objetivo alcanzado en el apertura 2019. A veces cuando lo pienso parece todo un sueño, que aquellas metas que en mi juventud parecían tan distantes, hoy son una realidad. El mundo de los sueños es un lugar que no quiero dejar de visitar, porque me han llevado hasta donde estoy hoy”.

(Departamento de Prensa Estudiantes/ Soire Vergara)