La Fábrica de Estudiantes de Mérida reestructura sus métodos de trabajo

Los atletas que integran la institución académica se han adaptado a nuevas formas de trabajo motivado a la pandemia del Covid-19.

La coordinación deportiva de Estudiantes de Mérida ha aprovechado la pausa que se originó en el fútbol menor de Venezuela para así establecer un grupo de trabajo en el que se está estudiando a fondo la estructura de las categorías de formación del cuadro merideño, esto con el fin de mejorar el modelo de trabajo de las mismas, así aseguró el coordinador de las categorías municipales de la Fábrica de Estudiantes Fernando Molina.

“Nos encontramos construyendo un manual conceptual y de procedimientos para los entrenadores que se apega más a los lineamientos que se exigen en el fútbol actual, así como también a la filosofía de juego de club, la cual queremos que se implemente desde los más pequeños hasta los más grandes”, mencionó el Coordinador Molina.

Uno de los primeros parámetros en establecerse en esta nueva estructura de trabajo de la Fábrica, ha sido la de generar un método para así mantener activos, a pesar de la cuarentena, a los atletas que integran la institución.

“Decidimos realizar visitas a los hogares de los jugadores, respetando todas las recomendaciones de salubridad que se han tomado a nivel nacional y mundial para prevención del virus, esto con el fin de realizar un conversatorio con el atleta y su representante para evaluar las opciones que tiene en su hogar para poder llevar a cabo los entrenamientos del día a día”, así describió el entrenador Molina el método establecido.

El apoyo de cada uno de los entrenadores que integran la institución rojiblanca ha sido fundamental para mantener activa a las categorías menores durante esta atípica situación, al igual que para comenzar a generar el cambio necesario en la estructura de trabajo.

“El grupo de profesores que tenemos aman mucho la disciplina y el formar jugadores, por lo tanto, han asumido un papel de mucho protagonismo cumpliendo a cabalidad con cada uno de los parámetros establecidos desde la gerencia” señaló también el Profesor Fernando.

El objetivo principal de las categorías menores del elenco merideño es el formar buenos futbolistas y personas integrales, norte que sigue latente a pesar de las adversidades que se ha presentado por la pandemia.

“Nuestros entrenadores no sólo están monitoreando que los atletas cumplan con sus entrenamientos, sino que también lo hagan con todas sus responsabilidades académicas y del hogar, usando siempre el fútbol como motivación” comentó para finalizar el coordinador Fernando Molina.

(Prensa Estudiantes de Mérida / Carlos Rondón Monsalve)