Johan Paredes: “Esperamos salir pronto de esta situación y poder encontrarnos en las canchas para continuar el proceso formativo”

La categoría Sub 17 de Estudiantes de Mérida se reinventa en tiempos de cuarentena, el preparador físico Johan Paredes comentó cómo se ha reorganizado el cuerpo técnico con el cambio habitual de trabajo.

“Cómo formadores responsables de su desempeño deportivo hemos diseñado el plan de entrenamiento en cuarentena, tiene como objetivo el desarrollo y mantenimiento de las capacidades físicas, tanto condicionales como coordinativas. El plan consta de seis rutinas a la semana con un día de descanso, tres días con énfasis en el tren superior y tres días en el tren inferior”.

Paredes se refirió a que ejercicios realizan los atletas: “Ejercicios específicos como, resistencia, fuerza, velocidad, coordinación, agilidad, equilibrio, flexibilidad, donde la mayoría de estos ejercicios se ejecutan con el propio peso corporal, otros ejercicios se realizan con los instrumentos que los atletas tengan a disposición en sus hogares”.

La pelota no rueda en la cancha sino en la casa uno de los futbolistas académicos: “Incluimos el trabajo técnico con balón, enfocado en la ejecución de pases, recepción, conducción, cabeceó, dominio, lo cual representa una de las bases fundamentales del fútbol formativo”.

Uno de los objetivos de la categoría Sub 17 es mejorar el funcionamiento de capacidades cognitivas como la memoria y la percepción: “Buscamos estimular desde el entorno cognitivo la velocidad de reacción, utilizando ejercicios que contengan estímulos tanto auditivos como visuales, para dar respuesta kinestésica, a colores, números y letras en el menor tiempo posible, estos trabajos se realizan desde sus hogares con material de reciclaje, pinturas, colores, cartulinas”.

Pese al parón por el confinamiento, el cuerpo técnico hace chequeos a sus jugadores: “Las evaluaciones se hacen mensualmente, por medió de tests físicos, en donde se hace seguimiento a la evolución de los talentos, estos tests fueron escogidos especialmente para que pudieran hacerlo desde la casa con la colaboración de sus padres, lo cual ha sido muy importante en este período”.

En una situación de distanciamiento social como la que se encuentra la sociedad venezolana, el aspecto psicólogo es muy importante, especialmente en la adolescencia: “La disposición de los muchachos ante esta situación ha sido muy buena, comprendiendo que es necesario mantenerse activos y adaptarse a las condiciones dadas”.

Por último Paredes comentó: “Esperamos salir pronto de esta situación, y poder encontrarnos en las canchas para continuar el proceso formativo de estos muchachos que son las futuras leyendas de nuestro rojiblanco”.

(Departamento de Prensa Estudiantes de Mérida / Verónica Cáceres)