Franklin Villasmil el niño que sueña con vestir la camisa de Estudiantes de Mérida en una Copa Libertadores

Su pasión es Estudiantes y su escuela, de donde expresa haber aprendido constancia y disciplina elementos importantes para llegar lejos en el fútbol.

La fábrica de Estudiantes de Mérida es un reservorio de talento que en un futuro proveerá al equipo profesional de jugadores que llevarán con orgullo los colores rojiblancos. En estos momentos donde priva la salud de todo, las canchas están solas sin la alegría de los niños y niñas, situación difícil para los más pequeños, sin embargo, con el apoyo de los padres podrán entender lo que vivimos actualmente.

En la categoría Sub 13 hay muy buenos niños con talento que juegan día a día con el sueño de representar a Estudiantes de Mérida. Uno de sus talentos es Franklin Villasmil, oriundo de la población de Lagunillas volante de marca con muy buen trato al balón y calidad técnica. Cada día emprende su aventura junto a su padre y amigos trasladándose a Mérida para entrenar y jugar en los partidos de fin de semana, un esfuerzo que realizan con alegría sabiendo que estos momentos son importantes para vida y la ilusión de crecer en la fábrica rojiblanca.

Franklin su padre nos cuenta que esta ruta dejó hace mucho tiempo de ser un sacrificio y no es fácil el poder viajar entre municipios, pero vale la pena por el poder colocar un granito de arena en una de las pasiones de su hijo; Jugar al fútbol. “Es algo que Franklin le gusta hacer y estamos para apoyarlo, en los entrenamientos y juegos, estos momentos han sido delicados sin embargo ha podido compartir más con su hermano ya que a pesar de su corta edad, el fútbol y las clases no le permitían mucho.” Explicó Villasmil padre.

Franklin es un niño con un talento sobresaliente, a pesar de su corta edad tiene muy claro su trabajo y desempeño en cancha, se siente feliz por cada uno de sus compañeros de equipo, así como por su entrenador. El niño y su padre son un ejemplo de abnegación y de amor por el fútbol, asistiendo también a los partidos de primer equipo, siempre apoyando de corazón al equipo académico.

(Leonardo Plaza CNP 17955/ Prensa EMFC)