El Athletic Club de Bilbao reconoce los orígenes vascos de Estudiantes de Mérida F.C

El 2021 es un año especial para Estudiantes de Mérida F.C ya que arribará a 50 años de fundación, es por ello que, previo a este año tan importante, la directiva del académico entregó al Athletic Club de Bilbao una placa conmemorativa en la que se reconoce que el origen del cuadro merideño proviene del equipo vasco.

El merideño Yunior Lobo, en representación de Estudiantes, este martes 13 de octubre entregó en el Museo del Athletic, en San Mamés, una placa en la que se hace oficial el reconocimiento de que los padres fundadores del elenco estudiantil, que en su mayoría se formaron en el colegio San José, que era dirigido por Jesuitas vascos, asumieron los colores rojo y blanco a rayas verticales como identidad inspirados en la pasión inigualable del Athletic Club.

“Para nosotros es un honor hacer entrega de este símbolo de hermandad entre los dos clubes, como también dejarle saber que estamos fraternalmente en total disposición de establecer nexos de cooperación mutua para el desarrollo, crecimiento y fortalecimiento de los niños, jóvenes y adultos que hacen vida en ambos equipos, y de esta manera, interactuando en conjunto, seguir los pasos del club que usted actualmente dirige” expresó por medio de una misiva el presidente Christian Toni a Aitor Elizegi, su homónimo del Athletic Club de Bilbao.

Como aceptación de este reconocimiento, la gerencia del Bilbao, en la que destacan nombres como el de Antonio Goicochea, entregaron una camiseta oficial del equipo español, la cual lleva estampada en la parte posterior “Estudiantes de Mérida FC”.

De esta manera, Estudiantes continúa ampliando sus relaciones a nivel internacional, esta vez con una institución que está totalmente ligada a la historia del cuadro merideño desde su fundación.

Asimismo, se construye el inicio de una relación a futuro con el club vasco para estrechar vínculos entre ambas instituciones. Además, se buscará la colaboración con respecto a la formación de jugadores y personal.

(Prensa Estudiantes de Mérida / Carlos Rondón Monsalve)